Cómo Autogestionar una Gira. Parte 3: Promoción

Promocion.JPG

Para una gira autogestionada, una vez que ya están los conciertos fijados, la ruta trazada y la logística resuelta, sigue un elemento muy importante: la promoción de cada concierto, pues por muy bien organizado que esté todo, sería una pena que no asista nadie a cada una de las fechas.

 

 

No existe una única forma correcta de hacer promoción, ya que cada caso depende del artista y de su base de fans en cada lugar donde se va a tocar. Puede ser que esta base sea inexistente, y el objetivo del concierto sea buscar los primeros fans; o bien el artista tiene una sólida legión de seguidores que están esperando su visita, ya sea por primera vez o como un hecho recurrente.

 

Independiente de esto, hay una figura clave que no hay que pasar por alto, y es la de promotor, es decir, una persona que está a cargo de difundir el concierto en la ciudad que va a ocurrir. Esta persona puede ser la misma que organiza el concierto, o bien alguien diferente (contratado por el artista o el organizador), o incluso el mismo artista trabajando a distancia. Sea quien fuere, es fundamental que alguien esté a cargo de la difusión del evento, y tanto artista como promotor tienen cada uno roles imprescindibles para ello. Veamos cuales son:

 

El rol del artista en la promoción consiste básicamente en generar contenido para entusiasmar a la gente a que asista al concierto, y proporcionarselo al promotor. Este contenido suele ser el siguiente:

  • Gráficas y logos para confeccionar afiches, o incluso el afiche ya diseñado

  • Fotografias en alta calidad del artista

  • Reseña completa del artista para elaborar comunicados de prensa y entrevistas

  • Todo tipo de videos, desde video clips, videos en vivo, hasta videos para las redes convocando al evento

 

El rol del promotor en la promoción es el de estar constantemente trabajando y distribuyendo este contenido por los canales adecuados para que llegue a la gente que conoce al artista, o que le pudiera gustar si es que no le ubica. Además, la promoción tiene que empezar desde un tiempo suficiente de acuerdo a la cantidad de gente que se desea que asista al evento. Por lo tanto, las tareas del promotor serían:

  • Envío de información del evento a prensa y medios locales

  • Coordinar entrevistas con medios locales

  • Difusión constante del evento en redes sociales

  • Difusión de información del evento en listas de correos

  • Impresión y distribución de material gráfico (afiches y fliyers)

  • Coordinación de concursos en redes y medios locales

  • Difusión con el artista de forma presencial, en visitas a medios y TV

  • Coordinar otro tipo de difusión con el artista, por ejemplo meet and greet, clínicas, etc.

 

Es importante entender que dentro de estos listados, se necesita el trabajo de profesionales externos, como lo es un diseñador (para gráficas y afiches), imprenta si es necesario, y también el de un periodista (para elaborar comunicados de prensa, por ejemplo), entre otros. Es por esto que hay que considerar estos ítems en el presupuesto de la gira, o incluso el del promotor mismo, si también es externo.

 

Finalmente, en caso de que el artista sea el promotor, éste tiene que hacer ambas cosas, algo que no es fácil, sobretodo trabajando a distancia antes de que comience la gira. Este caso ocurre cuando el artista contrató un lugar directamente para hacer un concierto, sin haber un gestor de por medio.

 

Con una muy buena promoción, existen muchas más posibilidades de que asista gente al evento, y que sea una ocasión inolvidable para todos los participantes: artista, gestores, y público.