Cómo autogestionar una gira. Parte 4: Comportamiento del artista en gira

On the Road

En este cuarto y último post de esta serie, hablaremos acerca del comportamiento de parte del artista que se recomienda tener estando ya en la gira. En un post anterior habíamos hablado acerca del trabajo en equipo, pero en este se refiere más a la conducta individual de cada persona.

 

Ya con todo organizado y listo para la gira, empieza por fin una aventura que fue planificada con harta anticipación. Siempre va a ser muy gratificante viajar, conocer nuevas personas, vivir nuevas experiencias, y por supuesto, tocar en vivo. Sin embargo, lo fundamental que hay que entender, es que ESTO ES UN TRABAJO, Y NO VACACIONES. Si bien, todo el ambiente que hay alrededor de una gira es de mucho entusiasmo, de hacer algo que anhelamos y que nos gusta mucho, no hay que perder la perspectiva de que hay que estar en buenas condiciones para ejecutar varios conciertos seguidos, además de continuar el trabajo logístico y promocional en todo aspecto. Y eso requiere descanso, sobretodo considerando que muchas veces las horas de sueño van a ser escasas.

Por eso, ese viejo cliché de “sexo, drogas y rock and roll en la carretera” no es aplicable en el caso de una gira autogestionada (ni tampoco en cualquier tipo de gira). Por supuesto que tienen que existir momentos de esparcimiento y de relajo, ojalá bien planificados y equilibrados, ya la tónica siempre va a ser la de muchas cosas que atender, si es que queremos que todo salga bien; y descanso no quiere decir lo mismo que “carrete, joda, quilombo, mambo, etc.”, (según el país de la acepción).

Todo esto demanda que el comportamiento del artista sea acorde al contexto en el cual se desarrolla la gira. Por ejemplo, las fiestas y el alcohol después de un concierto, no son muy recomendables si al otro día hay que levantarse muy temprano y seguir viajando para tocar en otra ciudad. Por eso todo tiene que ser conversado y acordado antes de emprender el la gira, ya que si las conductas de uno o más integrantes del equipo no son las adecuadas, empiezan los roces y las desavenencias, junto con la posibilidad de verse mermado también el show en vivo.

En el fondo, hay que tener mucho criterio y responsabilidad para saber cuales son los límites a la hora de comportarse estando en gira.

Me gustaría mencionar algo que se desprende de esto último ¿Qué ocurre con algunos de los grandes artistas, que muestran como hacen locuras y fiestas después de cada concierto, y aún así hacen giras por meses y años? Acá hay que tener claro que ellos cuentan con un equipo de personas que están a cargo de todo, y por eso tienen mucho más tiempo libre que un artista autogestionado. Y lo segundo es que cada uno, independiente si es artista emergente, consolidado o una estrella, sabe donde está su propio límite de comportamiento, con el fin de entregar el mejor show cada noche y ser lo más profesional posible.

Una reflexión para finalizar, es que una gira autogestionada es una instancia que requiere una planificación de meses, junto con esfuerzos de todo tipo y de mucha gente, independiente del estilo y del formato del artista. Por eso, un comportamiento adecuado durante la ejecución de la gira garantiza muchas más posibilidades de que todo salga bien, y además genera a futuro la posibilidad de volver a realizar otra quizá de mayor envergadura, y eso le permite al artista emergente seguir creciendo y consolidándose.