Cómo autogestionar una gira. Parte 1: Plan y gestión inicial

Post 1 Autogestionar Gira

Sin duda un paso importante para un artista emergente es realizar una gira de conciertos en lugares diferentes a los que reside, con el fin de mostrar su música y su show a un público nuevo, y así seguir creciendo y desarrollándose en su propuesta.

Al mismo tiempo, una gira es una instancia que requiere de una planificación importante, así como también del trabajo de varias personas involucradas, independiente del tamaño de ésta. Por eso es fundamental tener resuelto la mayor cantidad de detalles posibles, a fin de evitar situaciones complicadas que afecten al entorno de trabajo, y por ende, a los conciertos mismos.

En el caso de un artista emergente, es casi seguro que sus primeras giras durante los primeros años del proyecto, sean autogestionadas. Luego, la meta es lograr tal cantidad de posicionamiento, que sea una agencia, un manager o un externo quien gestione las futuras giras, y el artista sólamente se preocupe del show mismo. Es por eso que ESTE POST ESTÁ DIRIGIDO A ARTISTAS QUE BUSCAN AUTOGESTIONAR SUS PROPIAS GIRAS.

Por ello, al momento de ser el artista quien está a cargo de armar una gira, lo más importante es tener claro qué objetivos quiere lograr con ésta, ya que si eso no es así, se pueden producir muchas frustraciones, malos ratos en incluso roces al interior del equipo.

Los objetivos para hacer una gira pueden ser, por ejemplo:

-      Tener la experiencia de ir de gira

-      Establecer una red de contactos en otros lugares

-      Captar los primeros seguidores en otros lugares

-      Tener la experiencia de cohesionar un grupo humano al ir de viaje

-      Fidelizar a los seguidores ya existentes, y captar nuevos seguidores

-      Ganar dinero

-      Otros

Pueden ser uno o varios, pero lo importante es TENER CLARO POR QUÉ ESTAMOS ARMANDO LA GIRA.

Una vez definidos el o los objetivos, se inician una serie de etapas que vamos a desglosar en detalle. Este primer post habla acerca de la gestión inicial, y luego será el turno de la logística, la promoción y finalmente la ejecución de la gira.

 

Acerca de la gestión inicial de la gira, veamos paso a paso cada uno de los elementos involucrados:

 

1)  Definir el período y duración de la gira:

Existen ciertos hitos que gatillan la posibilidad de una gira. Puede ser, por ejemplo, la invitación a un festival o evento importante del estilo del artista, y que para aprovechar el viaje se pueden gestionar conciertos más pequeños antes y/o después de ese evento en la misma ciudad o en lugares cercanos. También otro hecho es la temporada, mayormente el verano, que muchos artistas aprovechan para armar giras. O puede ser la temporada de inicio del año escolar y/o universitario, dependiendo del tipo de público al que apunta el artista. Estos son sólo algunos ejemplos, y pueden haber más hitos de acuerdo a cada artista.

Sea cual fuere el período a realizar la gira, es importante entender también que mientras más anticipadas sean las gestiones, más posibilidades hay de realizar una buena gira, ya que hoy en día, la industria de la música en cuanto a los tours, funciona cada vez con más anticipación de tiempo, teniendo incluso a veces los eventos comprometidos de un año para otro.

 

2)  Coordinar el equipo de personas que realiza la gira:

Este elemento va casi de la mano con el anterior, ya que en el caso de una banda, tienen que poder asistir al menos todos los integrantes de ésta, y si en la fecha destinada a la gira, uno o más de ellos no puede asistir por motivos diversos, se tiene que analizar la posibilidad de reagendar la gira o ver posibles reemplazos de integrantes, entre otras posibilidades.

Además, hay que considerar si el show requiere de un staff técnico de forma imprescindible, como un sonidista, iluminador, asistente, etc. y saber también sus disponibilidades de tiempo.

 

3)  Considerar un presupuesto para la gira:

Es importante tener claro que aunque el objetivo de la gira sea ganar dinero o no, y debido a ello, es el artista que debe tener definido y disponible ojalá el 100% del dinero del costo total del tour, ya que es permite ponerse en cualquiera de los escenarios posibles. Esto, porque es probable que los pagos contemplados no se realicen los mismos días de los shows, sino que pueden suceder incluso varios meses después de cada actuación.

De este modo, se cubren los gastos de traslados, alojamientos, honorarios de músicos sesionistas y staff, etc. Aparte, es importante también considerar una suma para imprevistos y situaciones de emergencia.

 

4)  Conseguir fechas propiamente tal:

Como se mencionó anteriormente, uno de los gatillantes de una gira sea la invitación a uno o dos eventos importantes para el artista. A estos se les puede añadir un par más con igual relevancia, y les podemos llamar eventos “pilares”, es decir, que en base a esos eventos se arma el resto de la gira añadiendo más fechas, de forma conveniente y correlativa de acuerdo a objetivos, cercanía y presupuesto. Todo esto requiere de un constante monitoreo y negociación con cada uno de los lugares a realizarse cada concierto.

 

Para concluir esta primera entrega, sólamente recalcar que si la gestión se realiza de forma adecuada, son mayores las posibilidades de que salga todo bien, ya que una gira bien lograda es una instancia muy gratificante para cualquier artista, y de seguro quedará como un muy bien recuerdo para el artista y su público asistente.